SENSIBILIDAD DENTAL: CAUSAS Y CONSEJOS PARA COMBATIRLA

La sensibilidad dental afecta a un 20%-35% de la población y puede tener importantes repercusiones en las personas que la padecen. Es importante conocer las causas que la provocan y las claves para su tratamiento con el fin de prevenir y combatir este molesto trastorno dental.

1379934782_sensibilidad-dental

La sensibilidad dental se define como un dolor dental agudo causado por la exposición de la dentina y que aparece tras el contacto con estímulos externos aparentemente inofensivos como el calor o el frío, dulces o ácidos, o por tacto, y que no puede asociarse con cualquier otro tipo de patología bucal.
Existe cierta controversia sobre la etiología de este dolor, siendo la hipótesis hidrodinámica la más aceptada. Según esta hipótesis, los fluidos que están dentro de los túbulos dentinarios se alteran por cambios térmicos, físicos u osmóticos, estimulando receptores de presión que conducen a la excitación nerviosa, la cual se traduce en el dolor dental(1,2).
En situación de salud, la dentina está protegida del medio oral por el esmalte (corona) y por el cemento (raíz). El esmalte es la parte más dura del organismo. El cemento, mucho más fino, débil y poroso que el esmalte, se encuentra protegido por la encía. Sin embargo, en determinadas zonas, sobre todo en el cuello de los dientes, puede existir poco esmalte o cemento que, si se pierden, exponen los túbulos dentinarios al medio oral.
Si existe recesión gingival, la fina capa de cemento queda en contacto con el medio oral y con frecuencia se pierde, ya que se desgasta por el cepillado dental y el uso de seda o palillos de dientes.
recesion
La prevalencia de la sensibilidad dental es del 25%-30%, variando en función del grupo de población estudiado (más prevalente en individuos con enfermedad periodontal y fumadores). Se podría suponer que la sensibilidad dental aumenta con la edad, ya que el desgaste del esmalte y la retracción gingival serían mayores. Sin embargo, se observa que el mayor número de casos se da en la población entre 30 y 40 años, más prevalente en mujeres. Esto se debe a que al aumentar la edad disminuyen la permeabilidad de la dentina (se esclerosa) y la sensibilidad de los nervios. La dentina esclerosada y la dentina secundaria que se va formando son menos sensibles a estos estímulos.
La mayoría de los casos de sensibilidad dental están asociados a recesiones gingivales (68%). La sensibilidad más común es por contacto con frío, y es más frecuente su aparición en los caninos (25%) y premolares (24%), y en las caras vestibulares (93%).

CAUSAS DE LA SENSIBILIDAD DENTAL 

Higiene bucal deficiente 
El cepillado con excesiva fuerza puede provocar recesión gingival (sobre todo en biotipos gingivales finos), abrasión cervical y apertura de túbulos dentinarios. Además, es importante el momento del cepillado, ya que, si se realiza justo antes o después de haber ingerido comidas y bebidas ácidas, el desgaste del esmalte y del cemento puede ser mayor. Por otra parte, una mala higiene bucal permite la acumulación de biofilm bucal (placa bacteriana), sobre todo a nivel cervical, lo que puede destruir el esmalte y el cemento.
Dietas y bebidas ácidas 
Determinados alimentos tienen un pH bajo que contribuye a la erosión del esmalte y del cemento, como pueden ser los cítricos, las mermeladas, el yogur, el té, el vino o los refrescos.
Tratamientos odontológicos 
La cirugía periodontal y, en menor medida, el raspado radicular pueden provocar una ligera eliminación del cemento y un desplazamiento apical del margen gingival, lo que puede resultar en una recesión gingival.
Los tratamientos de blanqueamiento en clínica usan procedimientos y sustancias que pueden provocar sensibilidad dental pasajera, mayor en el caso de recesión gingival.
Bruxismo 
Los pacientes que sufren bruxismo tienen desgastes y fracturas incisales y oclusales. Las tensiones derivadas del rechinar de los dientes provocan su flexión a nivel cervical y la pérdida de los cristales que lo conforman, permitiendo el contacto de la dentina con el medio oral.
Enfermedades generales 
Las patologías que cursan con ácidos en boca y que, por tanto, producen una mayor erosión dental (por ejemplo, úlcera gástrica, anorexia y bulimia) también pueden causar sensibilidad dental
¿CÓMO RECONOCER UN CASO DE SENSIBILIDAD DENTAL?
El síntoma que presentan los pacientes con sensibilidad dental es un dolor de las siguientes características:
· Dolor exagerado ante un estímulo sensitivo leve.
· Duración del dolor limitada al tiempo que dura el estímulo.
· Perfecta localización del diente afectado y de la zona de dolor en el diente.

REPERCUSIONES DE LA SENSIBILIDAD DENTAL

 

La sensibilidad dental puede ser un problema dental muy incómodo que afecta a la vida de quienes la sufren. En primer lugar, las personas con sensibilidad dental tienden
a evitar los estímulos que la producen (algunos alimentos ácidos o dulces, determinadas temperaturas de los mismos, etc.), por lo que dejan de consumir alimentos y bebidas de su agrado.
Sin embargo, clínicamente es más importante el hecho de que los pacientes con sensibilidad dental tienen una peor higiene bucal a causa del dolor que sufren cuando la realizan. Esto se traduce en una menor dedicación al cepillado y una menor eficacia del mismo, por lo que se acumula más biofilm bucal y, por tanto, hay mayor prevalencia de patologías relacionadas, como caries, gingivitis y periodontitis.

TRATAMIENTO DE LA SENSIBILIDAD DENTAL

Para el tratamiento de sensibilidad dental es fundamental una correcta higiene bucal con productos específicos:

• Cepillo dental específico para sensibilidad dental, con filamentos extrasuaves para una limpieza delicada, utilizando una adecuada técnica de cepillado.
• Pasta dentífrica o gel no abrasivos y colutorios con principios activos para la sensibilidad dental.
Cuando estas medidas ambulatorias no logren reducir o eliminar la sensibilidad dental, se realizarán tratamientos en clínica como la aplicación de geles desensibilizantes, resinas adhesivas para sellar los túbulos o injertos de encía para cubrir las recesiones. En casos muy extremos se puede acabar desvitalizando el diente con una endodoncia si fuera necesario.
pasta pasta1 pasta2 pasta3

CONSEJOS PARA COMBATIR LA SENSIBILIDAD DENTAL

· Si se han consumido alimentos o bebidas ácidos, dejar pasar un tiempo (cinco minutos) antes del cepillado para que la saliva pueda neutralizar el pH ácido y el esmalte no esté reblandecido en el momento del cepillado, reduciendo así su desgaste. Consumir alimentos que contrarresten el efecto erosivo sobre el esmalte (leche, queso, etc.).
· Utilizar cepillos específicos para sensibilidad dental con filamentos de extremos redondeados y texturizados para no dañar dientes y encías. No presionar demasiado durante el cepillado. Usar pastas dentífricas poco abrasivas.
· Evitar el uso inapropiado de los palillos dentales. Existen elementos de higiene interproximal que cuidan los dientes y las encías.

HIGIENE INTERPROXIMAL: LA GRAN OLVIDADA

El biofilm o placa dental es la principal causa de las patologías bucales más importantes. Para evitar su acumulación resulta fundamental llevar a cabo una correcta higiene dental que incluya también las áreas interproximales.

figure_3

El cepillo de dientes, acompañado de la pasta dentífrica, es el medio más habitual de higiene bucal usado por la población. Sin embargo, existen áreas, como el área interproximal, donde el cepillo no puede llegar y que, por tanto, quedan sin limpiar de restos de alimentos y, sobre todo, de bacterias.

¿QUÉ ES EL ÁREA INTERPROXIMAL?

El área interproximal es aquella que está entre los dientes, en el espacio que existe por debajo del punto o área de contacto de los dientes y que generalmente es ocupado por la encía.
Los espacios interproximales, sobre todo los posteriores, pueden ser de difícil acceso incluso cuando los dientes se hallan en su posición normal. Por ello, el biofilm puede acumularse con facilidad en estos espacios si no se limpian rigurosamente.

¿QUÉ ES EL BIOFILM DENTAL?

El biofilm dental, conocido comúnmente como placa dental, es una agrupación bacteriana embebida en una matriz extracelular que se adhiere a las superficies dentales(1). Se han descrito unas 700 especies diferentes de bacterias en la boca(2). Está formado por un 15%-20% de bacterias y un 80%-85% de una matriz formada por polisacáridos extracelulares, proteínas, sales minerales y material celular.
Cuando las bacterias están agrupadas en forma de biofilm, adquieren propiedades diferentes de las que tendrían de forma aislada, como una mayor capacidad adaptativa y una mayor resistencia a los agentes antimicrobianos.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE EVITAR LA ACUMULACIÓN DE BIOFILM?

Las bacterias presentes en el biofilm son responsables de las patologías bucales más importantes, como las caries (el 77,5% de las caries son de origen interproximal), las enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis) y las enfermedades periimplantarias (mucositis periimplantaria y periimplantitis), que puede tener repercusiones en el ámbito social.
Estas patologías, además de incidir sobre la salud bucal ocasionando a veces la pérdida de dientes, pueden tener repercusiones a nivel sistémico, como es el caso de las enfermedades periodontales. También causan otros problemas bucales como la halitosis o mal aliento.
891f76527ee1d489d5dbe8b97231d373
Por tanto, evitando la acumulación de biofilm se estará previniendo la aparición de estas enfermedades y sus consecuencias.

¿CÓMO EVITAR LA ACUMULACIÓN DE BIOFILM?

El medio más común de control físico del biofilm es el cepillado. Éste es efi caz en la remoción del biofilm dental: superficies oclusal, vestibular y lingual o palatina.
Sin embargo, con el cepillado sólo se limpia el 60% de la superficie de los dientes. El 40% restante pertenece al área interproximal. Las áreas interproximales, especialmente las posteriores, son las menos accesibles.

¿QUÉ ELEMENTOS DE HIGIENE INTERPROXIMAL EXISTEN?

Para la limpieza del área interproximal se dispone de varios elementos de higiene: cepillos interproximales, sedas o cintas dentales e irrigadores bucales. Es necesario que el odontólogo y el higienista enseñen a cada persona el correcto uso de los diferentes elementos, así como que elijan los más adecuados en cada caso particular.
Además, existen folletos y vídeos explicativos (www.entredientes.es) para que todas las personas puedan aprender esta técnica.
Los cepillos interproximales más adecuados son aquellos con filamentos de calidad, capaces de eliminar el biofilm y los restos de alimentos, y con el alambre recubierto de un material que no dañe dientes y encías. Es necesario elegir el tamaño adecuado para cada espacio interproximal y la forma del cabezal, que puede ser cilíndrica o cónica. Los cónicos se recomiendan para los espacios entre molares y premolares, y los cilíndricos, para el resto de espacios interdentales.
interdental
Del mismo modo, las sedas y cintas dentales deben estar fabricadas con un material que resista el paso entre los dientes sin romperse y que a su vez sea capaz de arrastrar el biofilm dental y los restos de alimentos.
uso-hilo-dental
Los irrigadores bucales más recomendados son aquellos cuyo mecanismo comprende la generación de un chorro pulsátil de agua (u otra solución), proporcionando una fase de descompresión/compresión que ayuda a la eliminación de bacterias en los dientes, las encías, la lengua y los lugares de difícil acceso.
Al igual que el cepillado, la higiene interproximal debe realizarse de forma diaria para evitar la acumulación de bacterias.
                                                                                          wat wat1 wat2

¿CUÁL ES EL ELEMENTO DE HIGIENE INTERPROXIMAL MÁS IMPORTANTE?

Todos son importantes. En función del tamaño del espacio interproximal y de la destreza de la persona, se recomendará uno u otro.
Los cepillos interproximales se aconsejan en personas
con suficiente espacio entre sus dientes. En el caso de espacios muy reducidos donde no pueden acceder los cepillos interproximales, se recomienda el uso de seda o cinta dental.
El irrigador bucal es otro elemento de higiene interproximal para personas exigentes que buscan una limpieza interproximal superior o que tienen necesidades especiales de higiene bucal (ortodoncia, implantes, etc.).

¿POR QUÉ NO SE SUELE REALIZAR LA HIGIENE INTERPROXIMAL?

El principal problema para no realizar una limpieza interproximal es su desconocimiento por gran parte de la población. Se piensa que el cepillado basta para tener una correcta higiene bucodental. Además, tampoco se conocen todos los elementos de higiene interproximal ni en qué situación está recomendado cada uno de ellos (por ejemplo, existen diversos tamaños de cepillos interproximales, sedas o cintas con o sin cera, etc.).
Otro problema es la falta de motivación. Al no atribuir a la higiene interproximal la importancia que tiene, y dado que es una tarea que requiere algo de tiempo, las personas no encuentran la motivación necesaria para llevarla a cabo de forma regular, por lo que no se efectúa con la periodicidad necesaria o, directamente, no se realiza.
Es posible que algunas personas no limpien los espacios interproximales por la dificultad que conlleva. Requiere ciertadestreza, paciencia y tiempo hasta que se domina la técnica,
sobre todo en el caso de la seda dental.
Muchas personas experimentan miedo a realizar la limpieza interproximal, porque piensan que les causará sangrado o que puede dañar los empastes o fundas que llevan. Si se produce el sangrado de la encía al pasar la seda o el cepillo interproximal, o al usar el irrigador, lo más probable es que se deba a una inflamación de la encía debida al acúmulo de biofilm entre los dientes. Esto puede ser indicativo de enfermedad de las encías y puede requerir tratamiento profesional.
En el caso del miedo a dañar empastes y fundas, la higiene interproximal no suele ser la causa, sino un mal estado previo de esas restauraciones bucales.

¿ES NECESARIA LA INTERVENCIÓN EN CLÍNICA DENTAL?

Normalmente se recomienda realizar una profilaxis dental (limpieza dental profesional en clínica) al menos una vez al año. El objetivo es –además de controlar el estado de salud bucal y motivar al paciente para que realice de forma adecuada su higiene bucal– eliminar el cálculo o sarro y el biofilm acumulados.
El cálculo o sarro es el biofilm adherido a los dientes que no se ha eliminado mediante la higiene bucal diaria y que se ha mineralizado como consecuencia del paso del tiempo. Cuando el biofilm se ha transformado en sarro, no es posible eliminarlo con los elementos de higiene interproximal que se utilizan en casa. Para hacerlo se necesitan herramientas profesionales de la clínica dental, como las curetas y los ultrasonidos.

¿CÓMO SE PUEDE MEJORAR LA HIGIENE INTERPROXIMAL?

Existen pequeños trucos que pueden ayudar a mantener una boca más limpia incluso en los espacios interproximales.
* La mayoría de personas que realizan la higiene bucal diaria suelen cepillarse los dientes y nada más. Una forma de no «olvidar» llevar a cabo diariamente la higiene interproximal es invertir el orden de las fases: pasar en primer lugar la cinta o seda dental o los cepillos interproximales y así, probablemente, en la mayoría de las situaciones se realizará también el cepillado después.
* También se puede recurrir al uso de reveladores de placa o biofilm. Utilizados antes de la higiene bucal, mostrarán el biofilm acumulado en los dientes y, sobre todo, en los espacios interproximales, señalando lo que se debe eliminar. También es posible usar estos reveladores de placa tras la higiene bucal, para así valorar su eficacia, además de ayudar a concienciarse de la necesidad de usar elementos de higiene interproximal.

La importancia de la sonrisa

La sonrisa es uno de los primeros rasgos que perciben otras personas de nosotros. Sabiendo esto, una sonrisa sana constituye un punto fundamental tanto en nuestra salud, higiene y presentación personal, como en nuestras interacciones sociales.

El simple hecho de sonreír trae múltiples beneficios, tanto para la persona como para los que tiene a su alrededor. Como es bien sabido, no es lo mismo tener una sonrisa sana que refleje una buena salud bucal (estética cuidada, dientes limpios, buen aliento,…), que una sonrisa que pone en evidencia que no se cuida la salud e higiene bucal como es debido.
optimismo

¿Cómo cuidar nuestra sonrisa?

La salud bucal –reflejada en una sonrisa sana y estéticamente armoniosa– tiene como pilar fundamental una higiene y dieta adecuadas, acompañadas por controles periódicos con el profesional de la odontología.

¿Cómo mantener una adecuada higiene oral?

La higiene de la cavidad bucal, y concretamente de los dientes, tiene un componente profesional –la profilaxis que se realiza en la clínica dental periódicamente, y otro que realizamos nosotros a diario.

La salud bucal –reflejada en una sonrisa sana y estéticamente armoniosa– tiene como pilar fundamental una higiene y dieta adecuadas, acompañadas por controles periódicos con el profesional

Como parte imprescindible en la higiene bucal diaria, destaca el cepillado. Es importante la elección de un buen cepillo y una pasta dentífrica bien formulada, para cubrir las necesidades particulares de cada persona. Además, como complemento al cepillado, es necesario el uso de un colutorio para llegar a las zonas difíciles de acceder con el cepillo; sin olvidar la limpieza interproximal con sedas o cintas dentales, cepillos interproximales e irrigadores bucales.

Cepillo dental, elemento clave en la higiene bucal diaria

Es imprescindible saber elegir un buen cepillo de dientes, ya que es el principal instrumento gracias al cual realizaremos una higiene bucal adecuada. Ésta consiste en la eliminación eficaz de la placa bacteriana (biofilm oral), evitando así las posibles complicaciones que puede dar lugar su acúmulo: caries, halitosis, enfermedades de las encías, etc.

¿Cuáles son los requisitos que debe cumplir un buen cepillo?

Todos los cepillos no son iguales. Un cepillo de dientes adecuado y de calidad, debe realizar sus funciones correctamente
(eliminar la placa bacteriana eficazmente sin dañar el esmalte dental); para ello, debe reunir las siguientes características:
• Debe tener los filamentos de Tynex® de alta calidad y de dureza adecuada. La punta de los filamentos debe ser redondeada y texturizada, a fin de realizar una limpieza eficaz y respetuosa, sin dañar los tejidos blandos ni deteriorar la superficie del esmalte dental. En el caso de cepillos de dientes infantiles, deben tener una textura preferiblemente suave.
• El cabezal debe ser de tamaño adecuado, y con forma adiamantada, ligeramente más estrecha por un extremo, que permite llegar a zonas posteriores de la cavidad bucal, más difíciles de alcanzar. La longitud del cabezal del cepillo de dientes debe ser equivalente al área que ocupan de dos a tres dientes contiguos, para poder realizar una higiene efectiva de un par de dientes con la técnica de barrido.
• Con capuchón protector, para mantener el cepillo en condiciones óptimas de higiene.
• El mango debe tener una forma y dimensiones adecuadas para facilitar su uso y proporcionar un agarre cómodo. Es importante que tengan una superficie antideslizante para una sujeción firme del cepillo.

¿Cuándo se debe cambiar el cepillo de dientes?

Es recomendable sustituir el cepillo de dientes como mínimo cada tres meses, o bien cuando se detecten los primeros signos de desgaste de los filamentos. Cuando los filamentos dejan de ser
paralelos –normalmente al desgastarse toman una forma divergente–, dejan de cumplir correctamente sus funciones, dejando restos de alimentos y de placa bacteriana; además se puede dañar el esmalte dental. Si los filamentos se arquean, deforman o abren, es hora de cambiar el cepillo de dientes, al igual que revisar la técnica de cepillado.
descarga (1)

Es imprescindible saber elegir un buen cepillo de dientes, ya que es el principal instrumento gracias al cual realizaremos una higiene bucal adecuada

¿Cuál es la técnica de cepillado recomendada?

La técnica recomendada es la de Bass modificada, en la que colocaremos el cepillo con los filamentos orientados hacia la unión entre diente y encía en ángulo de 45o. Realizaremos un movimiento vibratorio contando hasta diez, y luego tres gestos de barrido largos hacia el borde incisal o la superficie masticatoria de los dientes.
De esta forma desordenamos la estructura de la placa bacteriana (biofilm oral) mediante la vibración y, una vez desestructurada, procedemos a su eliminación mediante el barrido. Se repiten estos movimientos recorriendo todos los dientes de las dos arcadas y en todas las caras: vestibular (cara externa), palatina (paladar) y lingual (lengua).
Una vez hecho esto, cepillaremos con movimiento circular y con el cepillo en un ángulo perpendicular la superficie masticatoria.
 CEPI

¿Con qué frecuencia se han de cepillar los dientes?

Por regla general, se recomienda realizar el cepillado dental tres veces al día, o después de cada comida. Es importante tener en cuenta que en pacientes con alto riesgo o índice de caries elevado se recomienda cepillarse, además, una vez se despierten por la mañana, y antes y después del desayuno. Igualmente, es posible que el odontólogo le recomiende cepillarse tras la merienda, en caso de que ésta suela estar compuesta por alimentos altamente cariogénicos.

7 BUENAS RAZONES PARA SONREÍR

1. La sonrisa es contagiosa (al igual que el bostezo) y ayuda a hacer sentir mejor a los que están a nuestro alrededor.
2. La sonrisa mejora el humor del que sonríe y también de aquéllos con los que compartimos una sonrisa.
3. Cuando sonreímos, resultamos más amigables y agradables ante los demás.
4. Sonreír alivia el estrés y nos ayuda a proyectar una imagen más relajada, fresca y menos agotada.
5. El acto de sonreír favorece el sistema inmunológico, ya que nos ayuda a relajarnos (el estrés compromete el sistema inmunológico).
6. Cuando sonreímos, baja nuestra tensión arterial.
7. Al sonreír segregamos endorfinas (hormonas que disminuyen la percepción del dolor) y serotonina (la hormona de la felicidad).
NO ESPERE A MAÑANA PARA SONREIR.
CLÍNICA RÍOS ALCAIDE
C/Amapola, 16 (Écija) – Telf: 955 09 31 89

Sonrisa saludable, persona saludable: la importancia de la salud bucal

Las visitas regulares al dentista pueden hacer más que mantener su sonrisa atractiva: pueden decirle mucho al dentista sobre su salud en general, incluso si puede estar desarrollando una enfermedad como la diabetes.

images

Nuevos estudios sugieren que la salud de su boca es un reflejo de la condición de todo su cuerpo. Por ejemplo, cuando su boca está saludable, lo más probable es que su cuerpo en general también goce de buena salud. Por otro lado, si la salud de su boca es mala, usted podría tener otros problemas de salud.
Sin título

La investigación también demuestra que una buena salud bucal puede evitar ciertas enfermedades.

Enfermedad de las encías y complicaciones en la salud

De acuerdo con la Academia de Odontología General, existe una relación entre la enfermedad de las encías (periodontal) y complicaciones en la salud como el derrame cerebral y la enfermedad coronaria. Las mujeres con enfermedad de las encías también muestran mayor incidencia de embarazos prematuros y nacimientos de bebés con bajo peso.

Otras investigaciones muestran que más del 90 por ciento de todas las enfermedades sistémicas (enfermedades que involucran muchos órganos o todo el cuerpo) tienen manifestaciones orales, entre las que se incluyen inflamación de las encías, úlceras en la boca, boca seca o excesivos problemas en las encías. Estas enfermedades incluyen:

  • Diabetes
  • Leucemia
  • Cáncer de páncreas
  • Enfermedades cardiacas
  • Enfermedades renales

Como la mayoría de las personas tienen exámenes de la boca regulares, su dentista podría ser el primer proveedor de cuidado de la salud en diagnosticar un problema de salud en su etapa inicial.

Una mala salud bucal puede provocar problemas

Si no cuida sus dientes y encías, su mala higiene oral puede causar otros problemas de salud, entre los que se incluyen:

  • Dolor oral y facial. De acuerdo con la Oficina del Director general de Salud Pública, este dolor puede ser en gran parte debido a infecciones de las encías que sostienen los dientes y pueden conducir a la pérdida de los dientes. La gingivitis, una etapa más temprana de la enfermedad de las encías, y la enfermedad de las encías avanzada afectan a más del 75 por ciento de la población estadounidense.
  • Problemas cardíacos y en otros órganos principales. Las infecciones orales pueden afectar los órganos principales. Por ejemplo, el corazón y las válvulas cardíacas pueden inflamarse por endocarditis bacteriana, una condición que afecta a las personas con afecciones cardíacas o cualquier persona con tejido cardíaco dañado.
  • Problemas de digestión. La digestión comienza con los procesos físicos y químicos en la boca, y algún problema aquí puede causar insuficiencia intestinal, síndrome del intestino irritable y otros trastornos de la digestión.

Qué puede hacer

Ver un dentista regularmente ayuda a mantener su boca en estado óptimo y le permite a su dentista observar otros desarrollos que podrían apuntar a otros problemas de salud. Un examen dental también puede detectar una nutrición e higiene deficientes, problemas de crecimiento y desarrollo, así como una mala alineación de la mandíbula. Proporcione a su dentista una historia clínica completa e informe a él o ella cualquier evolución reciente de salud, incluso si parece no estar relacionada con la salud de su boca.

visita d

En casa, puede practicar una buena higiene oral:

  • Cepíllese de dos a tres minutos por lo menos dos veces al día con pasta dental que contenga flúor.
  • Use hilo dental diariamente para eliminar la placa de los lugares a los que no puede llegar su cepillo de dientes.
  • Lleve una dieta saludable para proporcionar los nutrientes necesarios (especialmente las vitaminas A y C) para prevenir la enfermedad de las encías.
  • Evite el cigarrillo y el tabaco sin humo, los que pueden contribuir a la enfermedad de las encías y el cáncer en la boca.
  • Recurra al cuidado preventivo y programe controles dentales regulares, la opción más confiable para identificar los primeros síntomas de una enfermedad periodontal.

En Clínica Ríos Alcaide estamos a su disposición, venga sin compromiso a realizarse una revisión bucodental.

C/ Amapola, 16 (Écija) – Telf: 955 09 31 89

Dientes y Embarazo

embarazadaDientes11

Si estás embarazada o planeas estarlo, probablemente te hayan surgido muchas dudas sobre cómo afecta el embarazo a tus dientes. Por ello, hoy desde Clínica Ríos Alcaide queremos sacar de dudas a todas las futuras mamás sobre los efectos del embarazo en su dentadura: cómo cuidarla en casa, cuándo visitar al dentista y qué alimentos le ayudarán a fortalecer los dientes.

Así como es falso que el bebé le quite el calcio a la madre durante el período gestacional, sí que conviene tener especial cuidado con los dientes durante el embarazo porque hay más riesgo de desarrollar caries e inflamación de las encías.

Y es que durante el embarazo se altera la composición de la saliva, lo cual favorece el desarrollo de bacterias. Además se tiende a tomar más dulces de lo habitual, lo que hace que la placa dental sea más agresiva. Así se debilita el esmalte y aparecen las caries-

En cuanto a las causas de la inflamación de las encías o gingivitis,  la principal es el aumento del flujo de sangre a todas las mucosas que provoca el sangrado de las encías. Hay que tener en cuenta que si la gingivitis no se trata a tiempo, puede desencadenar una enfermedad periodontal.

LA HIGIENE BUCAL ES ESENCIAL PARA PROTEGER LOS DIENTES EN EL EMBARAZO

Pregnant woman drinking water

Si se quieren mantener unos dientes fuertes y sanos es necesario que durante el periodo gestacional se preste especial atención a la higiene bucodental. Para ello, hay que cepillarse los dientes al menos dos veces al día y utilizar hilo o seda dental  en aquellas zonas donde el cepillo no llega. Además, es conveniente utilizar un cepillo medio/suave para evitar el sangrado de las encías.

Ir al dentista estando embarazada es seguro y saludable. El segundo trimestre puede ser el mejor para hacer una revisión. Asegúrate de hacerle saber al dentista tu estado para que este tome las debidas precauciones para ti y tu bebé. Pero no dejes de ir, porque cualquier patología es mejor detectarla cuanto antes para prevenir males mayores, incluso para la salud de tu bebé.

ALIMENTOS QUE TE AYUDAN A TENER UNA DENTADURA SANA DURANTE EL EMBARA

Side view of beautiful pregnant woman eating fresh vegetables salad, happy motherhood, new life concept

Los alimentos ricos en calcio, proteínas, fósforo y flúor te ayudarán a mantener sana tu dentadura durante el embarazo.

Hay que tener en cuenta que la mayor parte del calcio que tenemos está en nuestros dientes y huesos. En este sentido, los alimentos más ricos en calcio son:

– Queso gruyere, emmental, roquefort, bola y manchego fresco.

– Sardinas en aceite.

– Almendras y avellanas.

– Mariscos: cigalas, langostinos y gambas.

Por otra parte, las proteínas ayudan a nuestro organismo a protegerse contra infecciones. Por ello, los alimentos con más aporte de proteínas son:

– Lomo embuchado.

– Soja.

– Queso manchego y parmesano.

– Bacalao.

En cuanto al fósforo, este interviene en la formación de los huesos y dientes. Así, los alimentos con mayor proporción de fósforo son:

– Pipas de girasol.

– Germen y salvado de trigo.

– Queso descremado.

– Sardinas y marisco.

Por último, el flúor también es importante durante el embarazo ya que impide el desarrollo de caries, al ser antibacteriano y mejorar la calidad del esmalte de los dientes. En este sentido, los alimentos más ricos en flúor son:

– Sardinas.

– Salmón.

– Bacalao.

– Mariscos.

e4

Si estás embarazada, ¡enhorabuena y disfruta de este período tan especial! Pero recuerda que para mantener unos dientes sanos durante esta época es necesario que revises tu dentadura, así que visitanos sin compromiso!

Clínica Ríos Alcaide.

C/Amapola, 16 (Écija) – Telf: 955-09-31-89

11703038_411598569031757_968560804233497337_n