CUIDA TU SALUD BUCODENTAL EN NAVIDAD.

Navidad-Clinica-Dental-en-Barcelona-2013

 

Llega la Navidad y, con ella, las reuniones familiares, las celebraciones con amigos y las comidas de empresa se convierten en la tónica de estas fechas tan señaladas en el calendario.

El periodo navideño suele venir marcado por excesos alimenticios fuera de lo habitual y por permitirnos algunas licencias poco frecuentes en nuestra vida diaria. Este cambio de hábitos acaba por trastocar nuestras rutinas, haciendo que nos olvidemos de algo tan simple como cepillarnos los dientes después de cada comida.

El turrón o el marisco, dos de los productos que cobran especial protagonismos en los menús de estas fechas, encabezan la lista de alimentos que, si no se toman con precaución, pueden dañar gravemente nuestra salud bucodental. Esto se debe a que tanto el marisco como el turrón son alimentos muy duros que la gente tiende a partirlos con los dientes y puede provocar problemas.

¿Sabías que las visitas al dentista aumentan considerablemente después de las fiestas navideñas? Así es, y el motivo principal es reparar el daño producido por los excesos característicos de esta época del año, y es que la proliferación de caries y otras patologías se convierten también en algo más que habitual.

dv785022

No vamos a proponerte ningún tipo de dieta, solo un pequeño control de lo que comes, cuándo y cómo lo comes, y por supuesto de la higiene posterior, siempre tan necesaria.

Desde Clínica Ríos Alcaide os ofrecemos algunos sencillos consejos para disfrutar de una Navidad sin estrés y, por supuesto, sin problemas en tus dientes o tu boca:

  1. Mantén, en la medida de lo posible, los hábitos de higiene diaria. Lo ideal sería lavarse los dientes después de cada comida, el estar fuera de casa no es motivo para no hacerlo, si aun así no es posible no hay excusas para el cepillado matinal y nocturno.
  2. Cuidado con los alimentos especialmente grasos, el café, las bebidas alcohólicas y los dulces, pueden provocar halitosis (mal aliento temporal).
  3. Ojo al morder alimentos muy duros con los dientes delanteros, las restauraciones y las carillas pueden acabar fracturándose.
  4. Hay algunos productos que manchan y oscurecen los dientes, el vino tinto, café y chocolate negro son los principales culpables de que tus dientes sean menos blancos.
  5. Si estás siguiendo algún tratamiento dental no lo suspendas por las navidades o de lo contrario disminuirá su efectividad, debes cumplir las fechas estipuladas.
  6. Tras los excesos, lo mejor es hacerse una limpieza dental.

No olvides sonreír. ¡FELIZ NAVIDAD!

Miedo al dentista ¿Qué puedes hacer?

¿Quién dijo miedo al dentista?

miedo9

Muchas personas tienen miedo de ir al dentista, pero en algunos casos el temor se transforma en fobia, algo que les incapacita a ir a vigilar la salud de su boca y que puede condicionar su vida.

Las personas con fobias dentales suelen evitar ir al dentista y terminan experimentando dolor dental más, peor salud oral y un efecto negativo en su calidad de vida. Algunas estimaciones sugieren que alrededor de una de cada diez personas sufre de fobia dental. Existe un verdadero pánico generalizado en la población a acudir al dentista. Este pavor parece incrustado ya en el ADN de algunas personas, pero casi siempre es exagerado, e incluso infundado, y se basa en una negativa y puntual experiencia personal anterior.

A lo largo del tiempo las razones han podido ser varias para consolidar este miedo al dentista, «algunas son objetivas pero otras no tanto», reconoce Antonio Bujaldón, de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA). Históricamente los recursos que se han empleado para el cuidado de la salud bucodental han sido agresivos y molestos para el paciente, una tendencia que se ha ido variando sustancialmente en las últimas décadas. «Hace tiempo los métodos que disponían los dentistas para realizar su tarea no eran satisfactorios y provocaban dolor», apunta Bujaldón. «Esto –asegura- ha hecho que una gran parte de los pacientes que tienen pánico al dentista sean personas mayores que pasaron por malas experiencias en sus visitas al dentista».

 Lo cierto es que la realidad refleja claramente que estas personas con un miedo al dentista suelen demorar la visita a la consulta lo más posible; de hecho, asegura Bujaldón, «terminan acudiendo finalmente, pero con problemas más graves y con la necesidad de realizar tratamientos complejos y más molestos desde el punto de vista clínico pero, a su vez, también más costosos».
miedo 1 - copia

En general, opina Antonio Bujaldón, «los pacientes que menos miedo presentan son los niños que acuden con frecuencia para revisar la ortodoncia», quien argumenta que «éstos están acostumbrados a visitas sencillas, no traumáticas y a que su salud esté controlada».

miedo6

Técnicas para superar el miedo al dentista, ¿qué puedes hacer? 

  • Encuentra un dentista que te entienda, uno que te genere confianza. Como el comandante de un avión, deber ser una persona que te cuente qué pasa, que te explique cada etapa, y siempre, con un lenguaje sencillo y sincero.
  • Antes de pedir hora, puedes visitar la clínica dental, echarle un vistazo, pedir a la recepcionista que te presente al odontólogo. Explícales que sientes pánico al dentista, por lo que quieres conocerlo de antemano. Te comprenderán.
  • Si ya estás listo para pedir hora… Pídela bien pronto por la mañana: así tendrás menos tiempo para echarte atrás.
  • No sufras: la primera visita suelen ser un chequeo. No te van a operar a la primera de cambio. Además, puedes empezar por una limpieza bucal o un pequeño empaste, y a posteriori, enfrentarte a tratamientos más delicados que necesites.
  • Piensa que la tecnología ha mejorado mucho: esto incluye que la mayoría de las prácticas ya no causan dolor.
  • Si tus fobias son otras, como pensar que tendrás objetos dentro de tu boca, enfréntate a ello antes: puedes practicar en casa insertándote una cuchara en la boca y sosteniéndola unos cuantos minutos al día. Así cuando llegues a la consulta, ¡ya estarás entrenado! Lo mismo si te preocupa estar ‘atado’ a una silla tanto tiempo. ¿Por qué no practicar en la tumbona de casa?
  • Para estas últimas fobias, hay otra práctica que funciona de maravilla: acuerda con el odontólogo una señal que signifique ‘dame un respiro’: te dará sensación de control, y podrás relajarte un poquito, si así lo necesitas.
  • Otro truco más para superar el miedo al dentista: llévate un amigo, a tu pareja, o a un familiar al odontólogo: al médico no le importará que lleves compañía y tu compañero te aliviará el mal rato.
  • Y si te relaja. Llévate música. Muchas clínicas dentales permiten que sus pacientes se relajen con sus mp3. Además muchas clínicas tienen un hilo de música ambiental de fondo.

miedo 2 - copia

Y si a pesar de todo esto no consigues superar el miedo al dentista…

Consulta con un dentista especialista en sedación dental, tu médico, terapeuta o psicólogo: Existen cápsulas de homeopatía, de fitoterapia, y terapias cognitivas que pueden ayudarte a superar tu miedo.

Fobia al dentista

En la Clínica Ríos Alcaide,  creemos que el miedo y la ansiedad son motivos por lo que mucha gente no acude al dentista de forma regular, repercutiendo en la salud dental de la población. Berggren dice que la ansiedad ante la odontología crea su propio círculo vicioso, en el que la evasión del tratamiento dental consigue un deterioro de la salud de los dientes que da lugar a sentimientos de culpa, de compromiso y de inferioridad.

Con el paso del tiempo este “conflicto social” refuerza la ansiedad y resulta una nueva evasión del tratamiento dental.

Además la ansiedad disminuye el umbral de tolerancia al dolor y aumenta la posibilidad de que estímulos no nocivos sean interpretados por el paciente como dolorosos.

Ten en cuenta que tu miedo al dentista es normal. No hay razón para avergonzarte de tu miedo al dentista. Muchas personas alrededor del mundo comparten esta fobia. No debe impedir que recibas el cuidado dental adecuado, lo cual puede tener efectos graves en tu salud y en tu capacidad de socializar.

  • La mayor parte de las pautas sugieren que visites a tu dentista dos veces al año para mantener una buena salud oral.
  • No ir al dentista con frecuencia puede conducir a caries, a abscesos, a la rotura o a la pérdida de dientes y a tener mal aliento. Algunas de estas condiciones pueden dañar tu vida social.

Localiza al doctor adecuado para ti. Tu dentista puede establecer el ánimo para toda la visita. Si no es cálido y hospitalario y tiende a ser frío, puede exacerbar cualquier miedo que puedas tener. Buscar al doctor adecuado puede ayudarte significativamente a superar tu miedo al dentista. Reunirte y discutir de tu salud y de tus miedos con el dentista puede ayudarte a sentirte cómodo con una persona específica que pueda manejar tus preocupaciones odontológicas. Asegúrate de que los dentistas te tomen a ti y a tus miedos en serio. No aceptes a ninguno que no te dé importancia, ya que esto puede reforzar tus miedos (además de mostrarte a alguien que no es gentil o comprensivo).

Si te sientes incómodo con algo, habla con tu dentista acerca de detener el procedimiento para que puedas calmarte.

  • A medida que visites con más frecuencia al dentista y tengas más experiencias positivas, estarás más dispuesto a mantener una salud oral y a superar tu fobia dental.
  • Coordina citas en momentos en los que sea menos probable que esperes por mucho tiempo en el área de espera. Ser el primer paciente de la mañana es una buena táctica

miedo7

miedo8

Todos los profesionales de Clínica Ríos Alcaide estamos dispuestos a ayudarte, y a conseguir poco a poco una buena salud bucodental.

Sonríe!

CLÍNICA RÍOS ALCAIDE

C/Amapola, 16 – (Écija) – Telf: 955 509 31 89

La importancia de la salud bucal para un buen rendimiento deportivo

phpThumb_generated_thumbnail

Los boxeadores nos acostumbraron a ver las protecciones dentales en los deportistas, pero en la actualidad podemos verlas en muchos otros deportes. Futbolistas, jugadores de rugby y también profesionales del baloncesto usan éstas protecciones para proteger sus dientes de cualquier golpe y limitar el movimiento de la articulación.

Lo que pretenden los deportistas que usan dichas protecciones es prevenir lesiones provocadas por algún impacto u otro aspecto relacionado con el deporte. Los problemas bucodentales afectan a la práctica del deporte, y es por ello que debemos prevenir y tratar de evitarlos. Los problemas bucodentales relacionados con el deporte se pueden dividir en dos, en primer lugar aquellos que son consecuencia de una mal cuidado de la zona bucal y seguidamente los provocados por la práctica de algún deporte.

¿Cómo el estado bucal afecta al rendimiento deportivo?

Las infecciones de origen bucal pueden afectar a otros órganos, músculos, tendones y articulaciones gracias a la diseminación de las bacterias por vía sanguínea.

La ausencia de alguno de los dientes también puede afectar a los deportistas. Por un lado, se produce una sobrecarga de la articulación temporomandibular trasladando esta tensión a las cervicales. Por otro lado, dado que la ausencia de algún diente no permite una buena trituración de los alimentos, la digestión se ve alterada, hecho que afecta a la dieta y, en consecuencia, al rendimiento deportivo.

cervi

Otra secuela que puede provocar una infección bucal es la mala recuperación muscular; se favorecen las contracturas y se ve afectado el sistema tónico postural de los deportistas, hecho que suele desencadenar en fatiga muscular. La recuperación muscular se reduce, así como el rendimiento deportivo.

La mala oclusión o mala posición de los dientes en los maxilares permite que se produzca una mayor retención de placa bacteriana, favoreciendo el desarrollo de caries y la inflamación de las encías. Las personas con mala oclusión dental son más propensas a padecer traumatismos dentarios, los cuales son habituales en la práctica de deporte.

El deporte puede provocar lesiones bucodentales

La práctica de deporte, mayoritariamente en los de contacto, puede comportar golpes que provocan todo tipo de lesiones dentales. Fracturas, avulsiones dentarias (pérdida de un diente) y problemas en la articulación temporomandibular son las consecuencias más habituales.

El estrés al que se ve sometido el deportista favorece el bruxismo, que consiste en el hábito inconsciente de apretar los dientes. Así se obliga a un mayor trabajo de los músculos bucales, que a su vez provocan dolores en la musculatura de la cabeza, cuello y espalda.

La importancia de prevenir

Los deportistas, igual que cualquier otra persona, deben mantener una correcta higiene bucal para evitar problemas como caries o infecciones bucales. Con una minuciosa higiene bucodental, una correcta oclusión y realizando visitas periódicas al odontólogo se reducen en gran medida el riesgo de problemas relacionados con la salud bucal debidos a la práctica de deporte.

dientes deportista images (6)