Diez consejos fundamentales sobre el blanqueamiento dental

Una de las primeras cosas que observas cuando conoces a alguien es su boca. Una imagen de una sonrisa blanca siempre produce mejor impresión que una que no lo sea tanto. Así, en los últimos años, se ha incrementado el número de servicios demandados a los profesionales de la Odontología en temas de blanqueamiento dental. Pero, ¿sabemos qué es? ¿Cómo se hace? ¿Qué peligros evitar o qué cuidados hemos de tener?

La Dra. Ríos te ofrece diez consejos fundamentales antes, durante y después del blanqueamiento.

1.- Un blanqueamiento dental es un tratamiento odontológico, no es un tratamiento meramente estético que se puede hacer en cualquier lugar. Es decir, es un tratamiento por el que puedes modificar el color de los dientes haciéndolos más claros que debe ser efectuado por un dentista colegiado que será quien diga los requisitos previos de salud que debemos cumplir.

2.- El odontólogo será el que seleccione la técnica utilizar: tratamiento en la consulta o domiciliario, en casa, pero siempre bajo el control estricto por parte del dentista. Podrá visitar al
specialista cada semana, cada quince días, etc., dependerá del caso.

3.- El profesional nos debe hacer un diagnóstico previo. Debe ser una persona que controle que todo funcione correctamente, que no hay peligro ni para las encías, ni para los tejidos blandos, ni para los dientes. Debe ser el que compruebe que todo se hace adecuadamente.

4.- Es posible que en algún paciente con sensibilidad extrema pueda sentir molestias, como la sensibilidad a un helado o a una bebida muy fría. Además, en todos los pacientes se pretrata para que no suceda o controlarlo para evitar que vaya a más o que llegue a ser demasiado molesto. Habitualmente es momentáneo y se soluciona de forma espontánea.

5.- No daña el esmalte, siempre y cuando el blanqueamiento se efectúe de forma correcta siguiendo las instrucciones del dentista y siendo controlado.

6.-  Todo blanqueamiento realizado en un lugar NO autorizado (es decir, un lugar que no sea una clínica odontológica) puede tener graves consecuencias para nuestra boca. Se podrían dañar todos los dientes de forma severa.

7.- Uno de los principales factores que hace oscurecer el color de los dientes es el paso del tiempo. Si se blanquea un diente, con el tiempo volverá a oscurecerse (no como al estado inicial pero sí se oscurecerá). Para que ese grado de blanqueamiento perdure en el tiempo se deberán tomar medidas de mantenimiento, incluso, con el tiempo, algún retratamiento.

8.- Hay alimentos y bebidas que influyen en el color de los dientes antes, durante y después del blanqueamiento pero realmente lo que más influye son tomar medidas higiénicas inadecuadas. Debemos evitar bebidas que manchen y si no es posible realizar un buen cepillado tras la ingesta, así como controlar las dietas con alimentos con mucho colorante.

9.-  Se debe evitar fumar. Si fumas, el blanqueamiento puede ser mucho menos eficaz.

10.-  No hay pastas de dientes blanqueadoras, simplemente devuelven el diente a su color original pero no llegan a blanquear. No obstante, sí que se pueden comercializar  dentífricos destinados a intentar devolver al diente su color original y ayudar a disminuir el tono amarillento que con el paso del tiempo pueden adquirir algunos de ellos; así como con la finalidad de contribuir a favorecer la eliminación de manchas superficiales sobre los dientes y a prevenir su formación.  Los productos realmente blanqueadores (concentraciones superiores al 0,1% de peróxido de hidrógeno y 0,3% de peróxido de carbamida) sólo pueden ser dispensados por el dentista en su consulta o indicados por el mismo para su empleo de forma domiciliaria.

You must be logged in to post a comment.