HIGIENE INTERPROXIMAL: LA GRAN OLVIDADA

El biofilm o placa dental es la principal causa de las patologías bucales más importantes. Para evitar su acumulación resulta fundamental llevar a cabo una correcta higiene dental que incluya también las áreas interproximales.

figure_3

El cepillo de dientes, acompañado de la pasta dentífrica, es el medio más habitual de higiene bucal usado por la población. Sin embargo, existen áreas, como el área interproximal, donde el cepillo no puede llegar y que, por tanto, quedan sin limpiar de restos de alimentos y, sobre todo, de bacterias.

¿QUÉ ES EL ÁREA INTERPROXIMAL?

El área interproximal es aquella que está entre los dientes, en el espacio que existe por debajo del punto o área de contacto de los dientes y que generalmente es ocupado por la encía.
Los espacios interproximales, sobre todo los posteriores, pueden ser de difícil acceso incluso cuando los dientes se hallan en su posición normal. Por ello, el biofilm puede acumularse con facilidad en estos espacios si no se limpian rigurosamente.

¿QUÉ ES EL BIOFILM DENTAL?

El biofilm dental, conocido comúnmente como placa dental, es una agrupación bacteriana embebida en una matriz extracelular que se adhiere a las superficies dentales(1). Se han descrito unas 700 especies diferentes de bacterias en la boca(2). Está formado por un 15%-20% de bacterias y un 80%-85% de una matriz formada por polisacáridos extracelulares, proteínas, sales minerales y material celular.
Cuando las bacterias están agrupadas en forma de biofilm, adquieren propiedades diferentes de las que tendrían de forma aislada, como una mayor capacidad adaptativa y una mayor resistencia a los agentes antimicrobianos.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE EVITAR LA ACUMULACIÓN DE BIOFILM?

Las bacterias presentes en el biofilm son responsables de las patologías bucales más importantes, como las caries (el 77,5% de las caries son de origen interproximal), las enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis) y las enfermedades periimplantarias (mucositis periimplantaria y periimplantitis), que puede tener repercusiones en el ámbito social.
Estas patologías, además de incidir sobre la salud bucal ocasionando a veces la pérdida de dientes, pueden tener repercusiones a nivel sistémico, como es el caso de las enfermedades periodontales. También causan otros problemas bucales como la halitosis o mal aliento.
891f76527ee1d489d5dbe8b97231d373
Por tanto, evitando la acumulación de biofilm se estará previniendo la aparición de estas enfermedades y sus consecuencias.

¿CÓMO EVITAR LA ACUMULACIÓN DE BIOFILM?

El medio más común de control físico del biofilm es el cepillado. Éste es efi caz en la remoción del biofilm dental: superficies oclusal, vestibular y lingual o palatina.
Sin embargo, con el cepillado sólo se limpia el 60% de la superficie de los dientes. El 40% restante pertenece al área interproximal. Las áreas interproximales, especialmente las posteriores, son las menos accesibles.

¿QUÉ ELEMENTOS DE HIGIENE INTERPROXIMAL EXISTEN?

Para la limpieza del área interproximal se dispone de varios elementos de higiene: cepillos interproximales, sedas o cintas dentales e irrigadores bucales. Es necesario que el odontólogo y el higienista enseñen a cada persona el correcto uso de los diferentes elementos, así como que elijan los más adecuados en cada caso particular.
Además, existen folletos y vídeos explicativos (www.entredientes.es) para que todas las personas puedan aprender esta técnica.
Los cepillos interproximales más adecuados son aquellos con filamentos de calidad, capaces de eliminar el biofilm y los restos de alimentos, y con el alambre recubierto de un material que no dañe dientes y encías. Es necesario elegir el tamaño adecuado para cada espacio interproximal y la forma del cabezal, que puede ser cilíndrica o cónica. Los cónicos se recomiendan para los espacios entre molares y premolares, y los cilíndricos, para el resto de espacios interdentales.
interdental
Del mismo modo, las sedas y cintas dentales deben estar fabricadas con un material que resista el paso entre los dientes sin romperse y que a su vez sea capaz de arrastrar el biofilm dental y los restos de alimentos.
uso-hilo-dental
Los irrigadores bucales más recomendados son aquellos cuyo mecanismo comprende la generación de un chorro pulsátil de agua (u otra solución), proporcionando una fase de descompresión/compresión que ayuda a la eliminación de bacterias en los dientes, las encías, la lengua y los lugares de difícil acceso.
Al igual que el cepillado, la higiene interproximal debe realizarse de forma diaria para evitar la acumulación de bacterias.
                                                                                          wat wat1 wat2

¿CUÁL ES EL ELEMENTO DE HIGIENE INTERPROXIMAL MÁS IMPORTANTE?

Todos son importantes. En función del tamaño del espacio interproximal y de la destreza de la persona, se recomendará uno u otro.
Los cepillos interproximales se aconsejan en personas
con suficiente espacio entre sus dientes. En el caso de espacios muy reducidos donde no pueden acceder los cepillos interproximales, se recomienda el uso de seda o cinta dental.
El irrigador bucal es otro elemento de higiene interproximal para personas exigentes que buscan una limpieza interproximal superior o que tienen necesidades especiales de higiene bucal (ortodoncia, implantes, etc.).

¿POR QUÉ NO SE SUELE REALIZAR LA HIGIENE INTERPROXIMAL?

El principal problema para no realizar una limpieza interproximal es su desconocimiento por gran parte de la población. Se piensa que el cepillado basta para tener una correcta higiene bucodental. Además, tampoco se conocen todos los elementos de higiene interproximal ni en qué situación está recomendado cada uno de ellos (por ejemplo, existen diversos tamaños de cepillos interproximales, sedas o cintas con o sin cera, etc.).
Otro problema es la falta de motivación. Al no atribuir a la higiene interproximal la importancia que tiene, y dado que es una tarea que requiere algo de tiempo, las personas no encuentran la motivación necesaria para llevarla a cabo de forma regular, por lo que no se efectúa con la periodicidad necesaria o, directamente, no se realiza.
Es posible que algunas personas no limpien los espacios interproximales por la dificultad que conlleva. Requiere ciertadestreza, paciencia y tiempo hasta que se domina la técnica,
sobre todo en el caso de la seda dental.
Muchas personas experimentan miedo a realizar la limpieza interproximal, porque piensan que les causará sangrado o que puede dañar los empastes o fundas que llevan. Si se produce el sangrado de la encía al pasar la seda o el cepillo interproximal, o al usar el irrigador, lo más probable es que se deba a una inflamación de la encía debida al acúmulo de biofilm entre los dientes. Esto puede ser indicativo de enfermedad de las encías y puede requerir tratamiento profesional.
En el caso del miedo a dañar empastes y fundas, la higiene interproximal no suele ser la causa, sino un mal estado previo de esas restauraciones bucales.

¿ES NECESARIA LA INTERVENCIÓN EN CLÍNICA DENTAL?

Normalmente se recomienda realizar una profilaxis dental (limpieza dental profesional en clínica) al menos una vez al año. El objetivo es –además de controlar el estado de salud bucal y motivar al paciente para que realice de forma adecuada su higiene bucal– eliminar el cálculo o sarro y el biofilm acumulados.
El cálculo o sarro es el biofilm adherido a los dientes que no se ha eliminado mediante la higiene bucal diaria y que se ha mineralizado como consecuencia del paso del tiempo. Cuando el biofilm se ha transformado en sarro, no es posible eliminarlo con los elementos de higiene interproximal que se utilizan en casa. Para hacerlo se necesitan herramientas profesionales de la clínica dental, como las curetas y los ultrasonidos.

¿CÓMO SE PUEDE MEJORAR LA HIGIENE INTERPROXIMAL?

Existen pequeños trucos que pueden ayudar a mantener una boca más limpia incluso en los espacios interproximales.
* La mayoría de personas que realizan la higiene bucal diaria suelen cepillarse los dientes y nada más. Una forma de no «olvidar» llevar a cabo diariamente la higiene interproximal es invertir el orden de las fases: pasar en primer lugar la cinta o seda dental o los cepillos interproximales y así, probablemente, en la mayoría de las situaciones se realizará también el cepillado después.
* También se puede recurrir al uso de reveladores de placa o biofilm. Utilizados antes de la higiene bucal, mostrarán el biofilm acumulado en los dientes y, sobre todo, en los espacios interproximales, señalando lo que se debe eliminar. También es posible usar estos reveladores de placa tras la higiene bucal, para así valorar su eficacia, además de ayudar a concienciarse de la necesidad de usar elementos de higiene interproximal.

Leave a comment