Tabaco y salud bucodental

Tabaquismo y salud en general están estrechamente vinculados. Normalmente se habla de las afecciones pulmonares que son consecuencia del tabaco, muy preocupantes sin duda. Pero no siempre somos conscientes de los efectos del tabaco sobre la salud bucodental.

El hecho de fumar y masticar tabaco afecta seriamente al sistema bucal. Las estadísticas nos dejan datos contundentes: es un dato real que el 50% de los fumadores padecen enfermedades periodontales.

Relación de tabaco y salud bucodental

No importa el tipo de tabaco que se fume. Cigarrillos, cigarros, puros o pipas causan perjuicios para la salud bucodental. También afecta el consumo de tabaco sin humo, como es el de mascar, el rapé y el betel quid de oriente.

¿Cuáles son los efectos que se presentan más frecuentemente en la boca?

  • Dolores bucales.
  • Mayor probabilidad de caries.
  • Enfermedades periodontales: retracción de encías e infecciones óseas que provocan la pérdida de las piezas dentales.
  • Aumento de las infecciones que tardan más de lo normal en curarse.
  • Deterioro del esmalte dental, que provoca debilidad de las piezas.
  • Mal aliento, dientes y lengua manchados.
  • Reducción del sentido del gusto y del olfato.
  • Cáncer de boca.

 

Otras consideraciones importantes

En general, el consumo de tabaco en cualquiera de sus modalidades reduce la capacidad del cuerpo para combatir infecciones. Además, se limita el flujo normal en los vasos sanguíneos debido a su endurecimiento. Estos factores inciden en la salud bucal, originando además que la cicatrización de infecciones dentales o periodontales se retrase.

Es importante saber que esos problemas de cicatrización se producen también en caso de cirugías. Es decir, que todos los procesos médico-quirúrgicos bucales se perjudican por la acción del tabaco.

Un profesional que atiende a un paciente fumador o consumidor de productos de tabaco, debe llevar a cabo procedimientos especiales en el tratamiento curativo de cualquier enfermedad o patología. En la práctica, la efectividad de los tratamientos en esos pacientes no es la misma que en los no fumadores.

La higiene es fundamental. El cepillado frecuente con cremas dentales con flúor, el uso de hilo dental o cepillos interdentales, evitará las enfermedades periodontales y las caries.

Finalmente, algo muy importante que nunca hay que olvidar: visitar frecuentemente al odontólogo.

Comments are closed.